¡Salvados Por la Tía Rica!

Con los años adquirí una profunda admiración por esta institución que siempre estaba dispuesta a salvarme el pellejo, aunque los insignificantes préstamos alcanzaran siempre solo para el completo gigante del Bar Bakarat...
Imagen de Eduardo Duarte Yañez
8,281 Lecturas
01 de Junio, 2008 07:06
Casi me desmayo al ver tamaña fila de personas. Lo cierto es que estoy acá una vez más entre toda esta fauna humana que componemos los ¡Salvados por la Tía Rica!, la oficialmente llamada Dirección de Crédito Prendario DICREP, amiga fiel que nos facilita un poquito de dinero para llegar a fin de mes y nos ayuda a subsanar las constantes emergencias.
Instruido en los albores de mi niñez por mi santa madre, sin meditarlo mucho tomaba todas sus joyas y velozmente me dirigía en busca de un préstamo prendario en la ya histórica esquina de la Avenida Francisco de Aguirre con Balmaceda, ciudad de La Serena, Chile.
Con los años adquirí una profunda admiración por esta institución que siempre estaba dispuesta a salvarme el pellejo, aunque los insignificantes préstamos alcanzaran siempre solo para el completo gigante del Bar Bakarat y un boleto de regreso a Andacollo (Aunque debo reconocer públicamente que casi nunca pagué pasajes en los autobuses hacia la montaña minera, pero esa es otra historia).
Hoy al pasar por aquel lugar, me pude percatar a primera vista que adecuaron la infraestructura. Han construido una pasarela de acceso a discapacitados, la cual siempre está repleta de gente esperando su turno, como terneras impacientes para salir al ruedo o listitas para ser carneadas en el matadero.
Nadie jamás reconocerá que va a buscar un insignificante préstamo donde la Tía Rica, esta mal visto ¿o no? Lo curioso es que siempre te encuentras con tus vecinos, amigos y hasta con los que ostentan ser los más pudientes de la zona. La Tía no hace distingos y nos presta democráticamente a todos por igual, eso a lo menos reconforta, saber que casi todo el mundo esta igual de jodido que tú y allá vamos otra vez empeñando las joyas de la abuelita o la tele del departamento compartido por estudiantes universitarios y hasta en muchas ocasiones prendas robadas por delincuentes de poca monta.
Hoy fue poco lo que obtuve, 5 mil pesos por un par de anillos de oro. Con la tasación, hasta me enteré de haber pagado una fortuna por uno de ellos y su valor real era un escandaloso fraude.
Al salir del lugar, practiqué sagradamente el ejercicio obligatorio de mirar hacia todos lados para que nadie me viera, aunque en vano, porque la Ley de Murphy aquí jamás falla y al salir casi tropiezo con mi vecina, que mirando hacia otro lado, siguió su paso como si jamás me hubiera visto en esta vida maledetta, como establece la norma inviolable de hacerse el leso so pena de quebrantar tan ancestral tradición.
El guardia de azul me ausculta y frunce el seño casi sonriente mientras guardo como paño en oro mi recibo, me entrega una especie de Flayer, lo miro y leo: “Somos una Institución pública, financiera, moderna y profesional, que ofrece a sus clientes los mejores productos y servicios, contribuyendo, de esta manera, al desarrollo económico y social del país”.
Que bien se siente contribuir desde mi desgracia económica permanente al avance del País, prometo volver sin falta, Chile me necesita.
Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

2 Comentarios

Comentarios en Facebook

Imagen de Raúl Mora D.

Se cuenta que el hecho de

Se cuenta que el hecho de llamarse "tía rica", responde a una característica muy propia de la sociedad chilena: vivir de las apariencias.

Dicen algunos reportajes escritos en diarios del sur del país que las personas -que querían evitar que otros las vieran necesitadas de dinero- concurrían a la casa de crédito prendario y cuando sus amigos le preguntaban cómo obtuvieron el dinero para sus urgencias, afirmaban que "una tía rica del sur" les había prestado el monto. Una mentirilla para evitar el bochorno que otros los vieran empeñando sus joyas.

Imagen de elver

sabes que te dire que en

sabes que te dire que en europa existe tambien cosas iguales que la tia rica de chile tu pais, para consuelo , todos tenemos problemas y jugamos a este cambio de mucho por la nada , .. oro por dinero constante y sonante que te salva cuando menos lo piensas , es para todo y vieras como se llenan estos centros y de toda clase sociales.--

talvez mejor es joderse con la tia rica o algo pare- que echarse en los brazos de un banco

un saludo a vosotros ..-- talvez chile alguna vez sera otra cosa ya lo es comparado con muchos paises de suramerica-

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.