Pisco, patrimonio del norte chico

Pisco, patrimonio del norte chico

15 Mayo 2020

Este viernes 15 de mayo se celebra el Día Nacional del Pisco, que recuerda la obtención de la Denominación de Origen Pisco en 1931.

Gwen Saffie >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Cuando llegué a vivir a La Serena, no sabía prácticamente nada del pisco. Ni siquiera sabía que era un destilado de vino, mucho menos que este producto cuenta con la Denominación de Origen más antigua de América.

Hace cinco años comencé a trabajar con los pisqueros agrupados en la Asociación de Productores de Pisco. Aprendí de terroir, de propiedades organolépticas y de normativas asociadas a la producción de pisco.

Pero por sobre todo, aprendí de la historia de este destilado y de cómo su evolución impactó en el desarrollo del norte de Chile. Aprendí del trabajo duro, de resiliencia y precisión.

He conocido gente cálida, alegre y amable, que ama su tierra y que sigue adelante con pasión, a pesar de las infinitas dificultades con las que se encuentran en el camino. Muchos de ellos son tesoros vivos, herederos de tradiciones, culturas y saberes que se han transmitido de generación en generación.

Uno de los grandes cambios que he visto en estos años es la progresiva presencia de mujeres en diversas etapas de la producción y comercialización del pisco: mujeres como las hermanas Ramírez de Atacama, que producen un pisco de excelente factura. O como Blanca y Yasna, que han dedicado su vida a seguir con el sueño del fundador de la destilería.

Este viernes 15 de mayo se celebra el Día Nacional del Pisco, que recuerda la obtención de la Denominación de Origen Pisco en 1931. Esta designación determina el proceso productivo y los estrictos estándares de calidad que hasta hoy rige a la producción pisquera. Pero por sobre todo, establece que el pisco es un producto único, en cuya producción se combina una zona geográfica, tipo de suelo, condiciones climáticas, flora y especialmente las técnicas y conocimientos del hombre, que son imposibles de replicar bajo otras condiciones.   

Actualmente hay más de 100 etiquetas de pisco en el mercado nacional: se pueden encontrar piscos transparentes (que no han tenido guarda en madera) o piscos con diversos niveles de madera, desde ligeramente ámbar hasta los más profundos y especiados.

Aprender de pisco es conocer un poco más de nuestras propias raíces y de nuestra historia. Es descubrir relatos de piratas y aventureros, de inmigrantes, esclavos y grandes hacendados. Es sorprenderse con el trabajo de los maestros destiladores y el sello que ponen en cada botella.

Me siento profundamente afortunada de haber conocido a la gran familia pisquera, su historia y sus desafíos. Desde la región de Coquimbo, cuna del pisco, les deseo a todos un feliz Día Nacional del Pisco.