¡Siempre en nuestros corazones! El recuerdo de Matías sigue latente

¡Siempre en nuestros corazones! El recuerdo de Matías sigue latente

29 Mayo 2020

A 5 años de la partida de Matías Toledo, menor atropellado por un microbús en Tierras Blancas, conversamos con su padre quien nos contó cómo han sido estos años sin su pequeño.

Jorge Moraga >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Corría el 28 de mayo de 2015 cuando el menor Matías Toledo de 8 años, se dirigía como cada día con abuela a su colegio, Diego de Almeyda, en el sector de Tierras Blancas de Coquimbo.

Lo que parecía una jornada normal, dejó de serlo cuando en una maniobra imprudente, el conductor de un microbús los arrolló a ambos, dejándolos gravemente heridos, en especial al pequeño Matías, quien horas más tarde fallecería, después de una ardua lucha.

En este 5° aniversario de su deceso, su padre, Enzo Toledo, accedió a contarnos detalles de cómo ha enfrentado la inesperada y temprana partida de su pequeño “Mati”, en uno de los hechos que conmocionó a la región en aquel entonces.

¿Cómo han sido estos 5 años sin Matías, qué ha sido lo más duro?

Han sido años muy difíciles, principalmente los primeros 3 o 4. Ahora gracias al apoyo de mi familia, de mi señora y mi hija de 3 años (esperan el nacimiento de otro bebé), he podido aprender a vivir con este dolor y saber llevarlo, pero no se lo doy a nadie. Él era un niño muy alegre, lleno de vida, muy solidario con sus amigos, con quienes menos tenían también, a pesar de sus cortos 8 añitos. No hay día que no lo recuerde y más aún en estas fechas, mi sobrina que hace poco cumplió 15 años se crio con el Mati y ella también se emociona mucho con cada recuerdo y debemos estar siempre ahí apoyándola.

Nos contabas que el “Mati” era una personita de un gran corazón, eso habla bien de los valores que le fueron inculcados.

Sí, le gustaba mucho ayudar a las personas, siempre me pedía que le diéramos una moneda a la gente que veía en situación de calle o a los abuelitos y hoy trato de reflejar eso mismo, y ojalá que mi hija- y el bebé que viene en camino- sigan por el mismo camino que su hermanito

Pasaste por una fuerte depresión que afortunadamente pudiste superar. ¿Qué lección te dejó aquello?

Sí, fue muy complicado. Primero uno se aísla, trata de estar solo, pero luego te das cuenta que no es lo adecuado y aprendí que si la vida te pone obstáculos, uno debe armarse de valor y derribarlos, y sé que él me ha ayudado en todo esto.

¿Cómo preparan este 5° aniversario, teniendo en cuenta que con esta pandemia cambia el escenario de años anteriores?

Los primeros 4 años compartimos con familiares y amigos, le hacíamos una misa muy bonita, íbamos al cementerio a verlo. Hoy cambió todo con la pandemia, ya que no podemos celebrar una misa masiva o ir en grupo al cementerio, pero en familia lo recordaremos en un espacio que tenemos en la casa especialmente para él, donde le prendemos velitas y lo dejamos bien adornado.

Matías era un reconocido hincha de Coquimbo Unido, ¿Qué recuerdo tienes de sus años como hincha del cuadro Pirata?

Desde que nació fue coquimbano, a los 3 meses lo llevé a su primer partido, fue un clásico. Después viajaba conmigo a todos lados a ver a Coquimbo, de local no se perdía ningún partido. Es por eso que cuando falleció, nuestros amigos de la barra lo despidieron como uno más y hoy en día tengo un lienzo con su carita que me acompaña a todos lados, además de un mural suyo en la población Porvenir.

¿Dentro de todo lo que te ha tocado vivir en estos 5 años, qué rescatas?

Ha sido difícil, pero también me ha servido para crecer como persona. Por ejemplo, en la barra hay 2 amigos que han vivido la misma situación de perder a alguno de sus hijos y con mi experiencia he podido aconsejarlos y entregarles unas palabras de apoyo, que creo que les han servido para comenzar este difícil camino de aprender a vivir con el dolor.