Ideas y objetos de cobre llegan a revolucionar el Museo de Arte Contemporáneo