Esclava de La Navidad

Esclava de La Navidad

13 Agosto 2006
Esta es una historia de una cenicienta moderna que sufre diversos avatares en su búsqueda de dinero extra...para el príncipe azul y la felicidad no alcanzó el tiempo.
Pilar Medina >
authenticated user
Dos semanas, sólo dos semanas y el dinero para los regalos navideños y los lentes de contacto estarían en sus manos, parecía fácil al principio ser reponedora de una multitienda en época navideña...no tenía que manejar dinero y no tendría que soportar las manías de los clientes, sin embargo, Cristina se internó en un mundo desconocido, competitivo y representativo de las malas condiciones laborales del mundo de hoy.
"Comenzaba a las 9 de la mañana y terminábamos como a las 11 y media de la noche con una hora de almuerzo, lo que significa que debía levantarme a las 7:30 y llegaba a mi casa tipo 12" comenta nuestra cenicienta. Es decir, sacando una aproximación sencilla, Cristina pasaba cerca de 16 horas de su día en función de prepararse, movilizarse y trabajar cada día..."para más remate la zona donde yo trabajaba no estaba cerca de las ventanas así que, al no ver el sol, perdíamos la noción del tiempo y todo el día era la misma música y los llamados por altoparlante", nos cuenta.
Pero eso no es todo, durante la hora de almuerzo los trabajadores de todas las tiendas y la gente haciendo sus compras navideñas competían para comprar algo dejando poco tiempo para comer y descansar. "Nos lavábamos los dientes y a trabajar de nuevo" dice Cristina, como afligida aún por lo sufrido hace dos años.
Y otro dato que los impresionará: en gran parte de las tiendas los trabajadores deben parecer "muñequitos de torta de novios" dispuestos a servir, por lo cuál no se sientan en toda la jornada y de ir al baño, no encontrarán ahí papel higiénico o jabón.
Y si piensan queridos lectores del Observatodo que aquí acaba la historia, les cuento que la vuelta de tuerca la brindan los clientes y en especial, dos señoras que dificultaron las duras jornadas: "Recuerdo una clienta que llegó varios días seguidos a las 11 y media, justo a la hora del cierre, con sus niños a vitrinear...es decir, cerrábamos después de las 12 la caja y todavía faltaba llegar a casa". "La otra señora fue sólo una vez, pero trató pésimo al vendedor y cuando finalizó la compra se negó a llevar sus bolsas hasta la entrada de la tienda, el joven que la atendió tuvo que seguirla con las bolsas como esclavo y !ni siquiera eran cosas pesadas¡" comenta Cristina.
Así transcurrieron las dos semanas, las peores de su vida junto a un grupo de personas que llevaban más tiempo que ella y entre los cuáles la competencia era evidente haciendo desagradable el ambiente de trabajo. Cristina finalizó y el último día se prometió hacer todo lo posible para no tener que trabajar en esos lugares de nuevo, no tener que ir al baño para sentarse o cabecear sobre un fardo de ropa en la bodega para descansar un poco.
Y a qué voy con este relato se preguntarán todos...simplemente a rescatar el valor del respeto a los demás, como empleadores o clientes, no dejemos que nuestro apuro nos empuje a ser déspotas con un vendedor porque detrás de cada uno de ellos está una historia similar...¿Acaso sabemos si la persona no se siente muy bien y por eso atiende lento?¿Sabemos si el jefe lo presiona para tener mayores ventas y por eso nos atiende tan rápido?. No podemos dejar que nadie nos trate mal, pero a veces, antes de reclamar y dar órdenes pensemos que el otro puede no tener la suerte de una jornada "un poco más normal" o el derecho a una licencia médica sin poner en riesgo el trabajo, derechos que mucho sí tenemos.



Comentarios

Imagen de Linda Méndez Martínez

Pilar:

Pilar:

La historia que expones no es mas que la vida misma diaria y cotidiana, en ningún lugar del mundo hay excepciones, radico en México, quiero comentarte que yo he visto cosas muy desagradables por parte de los clientes, pero también de algunos vendedores, mas sin embargo eso de que todos tenemos una historia es totalmente cierto, desafortunadamente las personas no vemos con mas paciencia la vida, porque como siempre andamos corriendo o stresados, pues los valores desaparecen por arte de magia y no nos damos la oportunidad vivir la vida con gusto, el hecho de vender es muy bonito, para mi es todo un arte, desde mi apariencia personal, el trato a las personas, una sonrisa, la dispocisión, las ganas a ser eficáz, en fin es algo fuera de todo aquello que implica cumplir con una obligación, si poco a poco las personas que habitamos este hermoso planeta llamado Tierra, tuviésemos un poco de paciencia y tolerancia, entonces las quejas anteriores, no serían tan enfatizadas como una pesada carga diaria y monótona, me dió gusto en saludarles, por favor expongan fotos de la Ciudad de Coquimbo, 4a. región de Chile, me encantaría conocerlo por foto aunque sea, ya que estoy tan lejos, y es casi imposible conocerlo, gracias. Su amiga Linda Méndez M. de México.

Imagen de Lily Encamilla

No nos quejemos tanto y

No nos quejemos tanto y ocupémonos mas...

Imagen de carolina flores

Lamentablemente los

Lamentablemente los trabajadores de este país están sometidos al los caprichos de los empleadores y clientes, notándose una falta de presencia efectiva de la CUT , es también conocido los suplicios de quienes trabajan en supermercados y de quienes trabajan para el ex candidato presidencial Francisco Javier Errázuriz conocido por sus buenos sueldos y malos tratos a su cadena de mando. Lamentablemente la gente por necesidad se deja pisotear, yo creo que es un problema de autoestima ciudadana ya que si nos respetamos a nosotros mismos nos respetan los demás, me puse media filosófica asique mejor me despido...

Imagen de María Concepción Bulnes

El derecho a un trabajo

El derecho a un trabajo digno es un derecho humano esencial en una sociedad donde tu calidad de vida depende de ello y este sistema 'de mercado salvaje' falla en ello en todas partes. Pienso que el tema del empleo y la dignidad de las condiciones laborales es un tema fundamental y que se instalará con fuerza en las conversaciones a nivel mundial.

Imagen de Gonzalo Plaza

Pilar ............ streight

Pilar ............ streight edger ...........
"El camino por el borde recto ..........."
¿Cuál es ese camino?
¿Quién es más reponsable de respetar la dignidad de ese vendedor? ................
¿La Sra. de marras ............ o el encargado del Departamento ...............o el Gerente de la tienda ............o el Código del Trabajo ...................o un sistema que permite la existencia de leyes laborales determinadas, .....................o nosotros que no somos capaces de generar un nuevo nivel de conciencia social .......... ?

¿Cual es el straight edger? ..............
¿Quién debiera delinearlo? ...............
Para mi que cada cual, a través del despertador de conciencia ..........................
Nota : .......... Pongo puntitos después de cada punto, para que el texto no se vea tan apelotonado ...........
A algunos nos cuesta leer la letra tan chica, ..............y más si está en un sólo pelotón de letras.

Imagen de Carlos Verdugo

Pilar, desgraciadamente esta

Pilar, desgraciadamente esta es una realidad que pasa casia todo nivel en época navideña. Es sabido por todos que es la época de mayores ventas para el comercio y muchas veces a costa de sus empleados, estiran al máximo los horarios de atención con tal de vender más. Este ha sido un tema losúltimos años, donde hay reglas y leyes claras para el comercio, sin embargo muchos no hacen caso a estas disposiciones prefiriendo pagar mulas que dejar de vender.