Repensar Nuestro Transporte Público

Repensar Nuestro Transporte Público

14 Agosto 2006
Mientras en varias ciudades del país se están gestando planes para la modernización del transporte público, en La Serena-Coquimbo predomina el mal servicio.
Mauricio Bertero >
authenticated user Corresponsal
La conurbación La Serena-Coquimbo presenta todas las ventajas de las ciudades intermedias como para poseer un trasporte público adecuado a las necesidades de la población que desincentive el uso del automovil. Sin embargo, esta zona debe ser una de las más deficitarias del país en cuanto a la calidad del servicio y en materia de costo/beneficio.
A modo de inventario, observemos sólo algunas de las falencias:

Nadie entiende la pertinaz oposición de las autoridades correspondientes a autorizar que la movilización colectiva cubra el área de la Avenida del Mar. En ciudades que reciben miles de turistas, éstos y los residentes habituales sólo pueden acceder a nuestras playas en automovil a o pie. Demás está decir que como recurso de esparcimiento para nuestros vecinos las playas están inaccesibles gran parte del año por carecer de medios de transporte.
Las ciudades son dinámicas en la creación de polos de atracción que implican desplazamientos. Esto sin embargo no es atendido por la locomoción. Por ejemplo, los malls, los nuevos supermercados, las áreas comerciales se han desplazado del centro en los últimos años, no obstante, las líneas de microbuses siguen concentradas en el centro histórico y hay una pésima conexión entre la oferta y la demanda por transporte.
Ante la impasividad de los fiscalizadores, y porque no decir de nosotros mismos como ciudadanos, las malas prácticas de microbuseros y colectiveros ya no llaman la atención de nadie. Si no lo cree, observe la anarquía de la Avenida de Aguirre con máquinas bloqueando el paso, las disputas por un lugar en los paraderos y los "voceadores" con su actitud de dueños de la calle.
A pocas cuadras, hay calles completas entregadas a los estacionamientos de colectiveros donde impera la suciedad y el desorden.
Entre La Serena y Coquimbo, no existe locomoción mayor después de las 22:00 horas.
Para que hablar del estado de algunos microbuses, el aseo y el trato de muchos choferes, con radios a todo volúmen, carreteos en ciertos tramos y exceso de velocidad en otros.
Para qué seguir. Seguramente usted conoce y posiblemente sufre esta desorganización institucionalizada.
¿No será hora de despertar del letargo ciudadano y exigir un transporte público digno, organizado, eficiente y decente?

Comentarios

Imagen de Rocket

te haz pegado una vuelta por

Te haz pegado una vuelta por la avenida del mar en verano?? y le quieres meter micro??

Por favor. Sería la raja para quienes no tenemos auto, pero sin mejorar la infraestructura vial, sería un despropósito.