Creadores audiovisuales reclaman una cineteca para Ovalle

Creadores audiovisuales reclaman una cineteca para Ovalle

07 Enero 2021

Realizadores audiovisuales de la zona proponen la creación de un espacio de rescate, almacenamiento y exhibición de obras del séptimo arte en la “Perla del Limarí”.

El Observatodo >
authenticated user Editor

Ovalle ya contaba con una cineteca en las décadas del 60/70. Para ser más precisos, el espacio de exhibición audiovisual funcionó entre 1968 y 1977, de acuerdo a la investigación del cineasta Camilo Matiz Zamorano, quien recuerda que “el rudimentario lugar funcionaba dentro de la antigua Casa de la Cultura de Ovalle”. 

Gracias a esta indagación, el realizador destaca la importancia de volver a contar con una cineteca en la capital provincial, para ser el sitio a cargo del resguardo y difusión de los filmes realizados en la Región de Coquimbo.

Una cineteca es un lugar de exhibición cinematográfica, sin embargo, no se limita exclusivamente a la exposición y difusión, sino que, además, sus objetivos primordiales son la recopilación, preservación y conservación del patrimonio cinematográfico y audiovisual.

La Cineteca Nacional de Chile, establecida en el Centro Cultural La Moneda abrió sus puertas el año 2016, siendo los encargados del rescate, preservación y muestra de obras nacionales. Por su parte, la Cineteca de la Universidad de Chile fue la primera cineteca formalmente creada en el país, el año 1954, funcionó hasta 1973 en que la “Universidad fue intervenida violentamente por las nuevas autoridades militares, quienes al poco tiempo expulsan a gran parte de los trabajadores del Departamento de Cine de la Universidad”, como manifiesta la institución universitaria. Posteriormente el espacio reabrió el 2008 para desarrollar un trabajo de recuperación de archivo y documentación.

UNA CINETECA PARA OVALLE 

La idea de nuevamente contar con una cineteca se gesta por la necesidad de la preservación del poco registro documental de la zona. Uno de sus exponentes regionales, Sergio Olivares, junto al cineasta Camilo Matiz Zamorano, plantean la importancia de reabrir una cinemateca en Ovalle, para el rescate y la preservación del séptimo arte.

“La zona tiene historia, y mucha: El Festival de Cine Mudo de la Serena (1993-2007); el Festival de Cine de Ovalle (fundado en 2004), el más antiguo del norte de Chile y que sigue activo; el Festival Provincial de Cine de Estudiantes Secundarios (2016-2019), que estimula a sensibilidad por el séptimo arte en los jóvenes. Existe una secuencia de hechos y gestiones diseminadas que permiten una comprensión del fenómeno en el tiempo, donde la exhibición y la producción dialogan. Pero, luego de eso, el contenido se evapora y disgrega, y cada generación cree estar partiendo de cero”, manifiesta Matiz.

Por su parte, Olivares, cuyo trabajo cinematográfico registra y documentaliza el patrimonio material e inmaterial de la Región de Coquimbo, través de cintas como: “Embrujos del Choapa”, “Chapilca”, “El peso del agua” “El Niño dios de Sotaquí”, explica el porqué de la creación de este tipo de trabajo documental localista y su importancia, “mi primera obra documental está hecha en cine de 16mm. con partes en blanco y negro y otras en colores. Mi búsqueda en ese momento era situar una identidad, la que se conforma con el patrimonio vivo y también la cultura propia del lugar, es decir: una búsqueda de mis orígenes”. Por lo mismo, es enfático en señalar la necesidad del debate e inversión pública respecto a un espacio para el archivo de la filmografía regional.

El realizador afirma que existen diversos fondos, ya sea a través de fondos regionales, como inversión pública, o a través de la financiación privada, no obstante, agrega “es importante generar el debate ciudadano respecto a la importancia de este espacio en la región, es importante que se genere discusión y opinión pública al respecto, para que el proyecto tome fuerza y así pueda contemplarse en la inversión regional”.

Por su parte, Nicolás Gorriateguy, realizador ovallino Licenciado en Cine, cuyo cortometraje “Corto estudio para una crucifixión” participó en área industria del festival de Cannes 2019, como parte de un portafolio de la distribuidora Cinemachile, puntualiza: “resulta indispensable y de gran valor, que la ciudad de Ovalle cuente con una cineteca disponible y abierta a su comunidad; toda iniciativa cultural, de por sí, va en favor de esta misma, realizando una labor de desarrollo y fortalecimiento comunitario, lo que incide positivamente en la calidad de vida de sus habitantes”.

Respecto a la materialización de este espacio, Gorriateguy agrega “resultaría sumamente positivo tanto para los habitantes y potenciales espectadores de este tipo de producciones, como también para los realizadores audiovisuales y cinematográficos locales, ya que generaría un núcleo donde las realizaciones locales cuenten con un espacio de exhibición, resguardo y discusión; un lugar donde la labor encuentre su potenciamiento a la vez que contribuye al desarrollo cultual”, concluyó el artista.