Necesidades en días extraños, en un siglo extraño

Necesidades en días extraños, en un siglo extraño

07 Mayo 2021
Estimado lector, usted que lee atentamente estas líneas trasnochadas, le digo, que en la lectura encontrará una manera diferente de ver el mundo, de experimentar su vida y la de miles de seres ajenos que invaden nuestro pensamiento.
Cristián Brito >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

La soledad y el silencio son los acompañantes habituales. En días extraños, en un siglo extraño, donde se ha expuesto la debilidad del ser humano, y lo mucho que necesitamos de los demás, nos encontramos encerrados como presos.

Hay muchas personas que han pasado esta tormenta de muerte de manera solitaria. Tal vez acompañada de viejos álbumes de fotos, llamadas telefónicas o videoconferencias, que funcionan como elementos ficticios e inútiles, en cuanto a lo que la comunicación realmente es. Así, encerrado, la mente da vueltas, se presenta el miedo e incertidumbre. Los ansiolíticos son el desayuno de miles. Pensamientos suicidas y esperanzas que se desvanecen al encender el televisor o leer el diario.

A contar del siete de abril, los libros fueron declarados como bienes esenciales. No sé porqué debe declararse algo tan obvio. Pero por lo menos tenemos una pequeña puerta para acceder a la lectura.

Tengo el privilegio de contar con una nutrida biblioteca, donde conviven diferentes géneros literarios, como ensayos filosóficos, novelas, libros de cuentos y poesía. Y aquí me quiero detener brevemente. Leer y escribir poesía en estos días, en mi caso, se ha transformado en un hábito que me ha brindado mucho placer. No sólo estético, como admirador de la lírica y la palabra, sino que además por una necesidad vital. Alcanzar un destello de belleza dentro del horror.

Muchos autores se me vienen a la cabeza, pero recomiendo encarecidamente Poesía reunida y Cero, ambos textos de poesía escritos por uno de mis poetas de cabecera, el chileno Claudio Bertoni. Se trata de textos claves para conocer a este vate. El primero contiene gran parte de la producción literaria de Bertoni, donde es posible hallar a un poeta joven, un hombre asustado, hipocondriaco y enamoradizo. También leí La poesía terminó conmigo, escrito por el periodista Roberto Careaga, y que trata sobre la vida del mítico poeta chileno Rodrigo Lira, muerto muy joven y que atravesó una vida donde la locura, la depresión y la angustia se expresan de una manera única. Hay muchos más autores que se me vienen a la cabeza, como Enrique Lihn, Gonzalo Millán, Raúl Zurita, Soledad Fariña, Gabriela Mistral -qué importante es releerla-, entre muchos más, y, gracias a ellos, esto no ha sido tan traumante, y de cierta forma, hasta lo comprendo como algo completamente natural en la historia del hombre. Y a nosotros nos tocó.

Estimado lector, usted que lee atentamente estas líneas trasnochadas, le digo, que en la lectura encontrará una manera diferente de ver el mundo, de experimentar su vida y la de miles de seres ajenos que invaden nuestro pensamiento. Podrá imaginar rostros, lugares, y conocer un poco sobre cómo funciona la compleja mente del ser humano.

Es hora de apagar el televisor, dejar de lado el celular, y coger un libro, porque si lo piensa bien, estimado lector, es la única forma de escapar.

VEA TAMBIÉN: Notas en cuarentena

Por Cristián Brito Villalobos

Periodista y poeta