¡No posterguemos la cultura!

¡No posterguemos la cultura!

15 Junio 2020

Es común en Chile que frente a calamidades y tragedias de gran alcance, las autoridades quiten recursos destinados a la cultura para cubrir necesidades más prioritarias, según ellos.

Gabriel Canihuante >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Nadie discute que la salud, especialmente si hay amenaza de muertes, es una cuestión de primer orden, pero la pregunta es por qué siempre castigar a la cultura.

La Municipalidad de La Serena promovió el año pasado algunos concursos literarios, los cuales suspendió por causa del estallido social, aunque esta es una explicación no oficial. Hasta ahora esos concursos siguen sin fecha de reactivación, a pesar de que se trata de acuerdos del Concejo Municipal, aprobados por su Departamento Jurídico. No se cumple con lo prometido y las personas que enviaron sus textos siguen esperando.

En febrero publiqué en este mismo medio la noticia de que este año se repondría el Premio Regional de Cultura, organizado esta vez por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio y para todas las regiones. http://www.elobservatodo.cl/noticia/cultura/se-repondra-el-premio-regional-de-artes-y-cultura-propondria-algun-nombre La breve nota tuvo miles de lecturas.

Luego compartí la noticia mediante un posteo en Facebook (en el sitio de Historia de La Serena) tuvo una amplia repercusión, con cientos de comentarios, varios de ellos proponiendo nombres para dicho galardón. La cultura es un tema de interés masivo y que convoca a la participación.

Si este premio fuese otorgado por votación popular y ese sitio fuese tomado en consideración, el artista plástico Daniel Palominos, sería posiblemente un ganador.

Pero hasta ahora, a mediados de año, no se ha tenido noticia de si el Premio se repondrá o no. No se conocen las bases ni la convocatoria, nada.

Muchos artistas y gestores culturales de la Región de Coquimbo esperan y exigen que no se siga postergando la cultura y que las autoridades competentes cumplan con sus promesas y compromisos. Que se entienda que la cultura no es una cuestión superflua, que se puede desdeñar por decisión de unos pocos.