Pacto de Fuga: el origen del éxito cinematográfico chileno

Pacto de Fuga: el origen del éxito cinematográfico chileno

28 Febrero 2020

La película que dio un giro al cine típico nacional.

Norita Ugalde. >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

La nueva película chilena que comenzó a estar en boca de todos estos últimos meses, sobre todo por contener temáticas sociales y políticas, ha dado que hablar ya que no se trata del típico film donde todo es esperable.

A pesar de saber la historia real en la que esta película está basada, gratamente en ciertas escenas no se sabe lo que va a pasar, no hay momentos tan esperables.

Partamos por acercar esto un poco más a la Región de Coquimbo, donde el elenco del film grabó diversas escenas. Todo esto se hizo en la ex cárcel de La Serena, aprovechando ya no estaba en funcionamiento y que posee una arquitectura más antigua.

Esta película se centra en los presos políticos de la dictadura militar, específicamente en quienes planearon una fuga en la cárcel de Santiago. Históricamente, a este hecho se le conoce como “Operación éxito” y es la fuga más grande que ha ocurrido en el país. Allí, los reclusos del Frente Patriótico Manuel Rodríguez deciden hacer un túnel y guardar la tierra que sacan en el techo de la cárcel, sin ser descubiertos.

La dirección de esta película decidió llamarla Pacto de Fuga, donde se mostraba la misma historia desde sus participantes. Los reclusos poseen diferentes personalidades que pueden ir apoyando o ralentizando el proceso de cavar la vía que los saque de allí.

Un punto valorable de esta película es que no hay versiones sesgadas de la historia, se siente como el relato de una aventura y se nota que se preocuparon de varios detalles.

Algo malo sería la actuación de Benjamín Vicuña, que obviamente es uno de los personajes principales, sin lapidarlo por su interpretación en el largometraje completo, pero muchas veces pierde credibilidad por hablar perfectamente y todo muy bien pronunciado, destacando las “s” y las “d”. Esto es un alcance más personal, pero no insidioso. Y solamente diré que noté que llevaba peluca o extensiones en el minuto 1, su pelo se veía poco natural… continuemos.

Por otra parte, Roberto Farías que también es uno de los principales, estaba “pintado” para su personaje, tiene buena dicción y logra el personaje, se acomoda al contexto de la película y su papel.

Cuando fui a ver la película al cine de La Serena, me quedé bastante satisfecha por el film en general, por la elección del elenco, por la calidad de imagen, vestuario y maquillaje. La música, a pesar de ser buena, siento que fue un poco metida a la fuerza, creo que aún está la típica idea de ‘¿es película ochentera y chilena? Pon una canción de Los Prisioneros’, siendo que hay mucho material, quizás los productores recaen en irse por lo fácil, sin querer denigrar a estos grandes de la música, por supuesto.

La película no es pretenciosa ni populista, no se aprovechan del contexto para sacar otro tipo de cosas y hacer una gran rama de historias que al final no tenían mucha relación al principio (como cuando todos los personajes de las novelas van a un mismo matrimonio).

El drama está bien hecho, es justo y creo que está bien apegado a la realidad, no parece como una hipérbole del sufrimiento o de la rabia.

Algo bien valorado es que, a pesar de haber grabado esta película en muchas cárceles, todo se veía homogéneo, no se nota que el patio es de un lugar y las celdas de otro, la transición está bien lograda.

Por otro lado, algo que también se valora es la falta de escenas sexuales crudas típicas del cine chileno, aquí no apareció ninguna escena sin sentido que buscara rellenar porque en algún momento necesitaron hacerlo.

Los datos entregados para entender la película son los justos, creo que si hubieran dado más información de cómo llegaron ahí, por qué tal personaje se conocía con el otro, etc. Habría matado la fluidez de la historia con flashbacks o lo que fuera, quizás ahí habrían caído en el estereotipo o la subjetividad obvia.

En general, es una película buena, satisfactoria, entretenida y personalmente, es fácil relacionar a los personajes con gente conocida o puedes empatizar con varias situaciones que viven en la hora y media que ves.

Ya spoileando… en el momento que logran fugarse pudieron mantener la tensión del momento, a pesar que fue el objetivo inicial de toda la historia, lo que también es un buen plus y el final no deja con sabor a poco.