Emprendedora deja atrás grave atropello y enfrenta la vida con sus deliciosas hortalizas

Emprendedora deja atrás grave atropello y enfrenta la vida con sus deliciosas hortalizas

22 Enero 2020

Posee lechugas que son reconocidas por su calidad y gran tamaño, las cuales produce en El Zanjón de Quilitapia.

Equipo El Obser... >
authenticated user Editor

Dicen que las vivencias fuertes muchas veces cambian el destino. Y así fue para la combarbalina Lucy Tapia, a quien un accidente hizo que su mirada laboral diera un giro de 180 grados.

Por años trabajó apatronada, levantándose diariamente a las 4 de la mañana. El 2016 sufrió un grave atropello, el cual tras su recuperación la hizo darse cuenta de que era el momento de empoderarse y atreverse a dar vida a su propio negocio, uno que fuera rentable y afín a las nuevas exigencias físicas requeridas.

Fue entonces que la usuaria del Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP) escogió para ello la producción de hortalizas bajo invernadero y acorde a los requerimientos hídricos del sector El Zanjón de Quilitapia, ya que en medio del secano combarbalino utiliza el método de riego tecnificado —impulsado con energía fotovoltaica—, el que le permite aprovechar eficientemente cada gota de agua.

Lucy produce cilantro, perejil, acelga, azafrán y lechugas, estas últimas reconocidas en el sector por su calidad y gran tamaño. ¿Su secreto? El amor hacia su trabajo y el empleo de insumos 100% naturales.

Cuenta que “por el momento vendo las hortalizas en mi casa, las personas llegan acá, así se entrega un producto fresco. A los niños les encantan mis lechugas. Tengo 2 hijas y con mi trabajo las apoyo para que sigan adelante, la menor por ejemplo me ayuda a sembrar”.

El cariño en el campo lo lleva en la sangre, fue heredado por sus padres, también dedicados a la agricultura. Un amor que la llevó a tomar la decisión de estudiar técnico agrícola, carrera que por diversos motivos no pudo completar, pero que sin embargo el tiempo cursado le dejó grandes conocimientos que a sus 42 años los piensa ocupar para doblarle la mano a la escasez hídrica.

SEGUIR CRECIENDO EN EL SECANO

Actualmente Lucy tiene 3 casetas de invernadero, cantidad que busca aumentar “para seguir creciendo e innovando en la diversificación de cultivos”. Además, desea implementar uno exclusivo para la producción de azafrán, un cultivo del cual se siente orgullosa, ya que son pocos los emprendedores los que lograr dar vida a esa especie.

“Yo misma solicité el diseño de mis invernaderos, pensando siempre en la ventilación, que es un punto esencial para mantener así mis lechugas, porque son delicadas”, dice.

Reconocida por sus cercanos como una mujer de esfuerzo y perseverante, Lucy cree que durante su proceso de desarrollo emprendedor ha tenido un aliado clave: el INDAP, servicio del Ministerio de Agricultura del cual ha recibido distintos apoyos. “Ellos se han portado un siete, siempre pendiente que las cosas salgan bien”.

El Director Regional de INDAP, José Sepúlveda, indica que Lucy ha sabido aprovechar al máximo los beneficios brindados por la institución. “Dentro de los que destacamos sus invernaderos y un sistema de impulsión fotovoltaica. Además, nos ha solicitado créditos que ha invertido en diferentes infraestructuras agrícolas.  Sin duda es un ejemplo de mujer campesina, porque vemos que ella quiere ver surgir su emprendimiento”, comenta.

“Nuestro Ministerio se enorgullece de contribuir al desarrollo de trabajos como el de Lucy, y más aún porque reconocemos en ella la fortaleza de la mujer campesina. Conocemos las condiciones del secano en Combarbalá y valoramos que ella se la juegue por doblarle la mano a la escasez hídrica de la zona”, valora el Seremi de Agricultura, Rodrigo Órdenes.

Para quienes deseen adquirir los frescos productos de Lucy Tapia, se pueden contactar con ella al número 9 5378 8302 o visitar su predio en el sector El Zanjón de Quilitapia.