¡Basta!: No le sigan robando a nuestros niños

¡Basta!: No le sigan robando a nuestros niños

30 Septiembre 2020

Un nuevo robo afectó al colegio Komvux en Coquimbo, el 2° en menos de 4 meses. ¿Hasta cuándo seguirá esta nefasta “costumbre”?

Jorge Moraga >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Desde que se decretó estado de excepción producto de la emergencia sanitaria por el Covid-19 en la región, ha habido una notable alza en los robos a establecimientos educacionales, más de un 50% en comparación al año anterior, según fuentes de Carabineros. 

Lamentablemente, esto ya se está convirtiendo en una nefasta costumbre. Hace algunos días quedó al descubierto un nuevo episodio de este tipo, el cual afectó nuevamente al colegio Komvux ubicado en el sector Las Torres, comuna de Coquimbo.

Ya el pasado 8 de mayo este colegio había sufrido el robo de computadores y otros elementos didácticos que sin duda fue un brutal golpe en la ruta educativa de nuestros pequeños. A poco más de 4 meses, ahora el turno fue de los elementos deportivos, la mayoría de los cuales se habían adquirido hace menos de un año. Set de balones de básquet y fútbol; pecheras, cascos, artículos de artes marciales, material de coordinación y equilibrio, colchonetas, y el compreso de air track, fueron algunos de los elementos sustraídos.

Samuel Cordero, Profesor de Educación Física del establecimiento, lamentó profundamente este nuevo robo, principalmente por la repercusión de aquello en los alumnos. “Se robaron todo, aproximadamente 2 millones de pesos en materiales deportivos que usaban a diario nuestros alumnos. Tenemos más de 300 en total que se beneficiaban con estos elementos y ya no dispondremos de ellos. Todo este material lo habíamos conseguido con mucho esfuerzo, postulando a proyectos, invirtiendo mucho tiempo y ahora comienza todo de cero, es una pena porque ellos son los perjudicados”, explicó.

Un sector complicado

Al consultar con vecinos sobre su opinión respecto a estos robos que han afectado al colegio, la mayoría concuerda en que este sector ha sido tomado por la pasta base.

“En la noche este es un pueblo sin ley, aquí uno debe encerrarse y no salir hasta el otro día pues la droga se apodera de todo, deben ser ellos mismos los que se meten al colegio, creo yo”, señala Claudia, vecina del sector. Misma opinión tiene don Sergio, quien ya es adulto mayor y vive también en Alessandri, principal avenida del sector. “No se puede ni asomar uno en la noche, no vienen los carabineros, aquí hay un grupo que hace y deshace, la droga se toma este sector en las noches”, puntualiza.

La pregunta es ¿hasta cuándo seguirá esta nefasta y maldita costumbre de robarle a nuestros pequeños?. Ya ha pasado en otros colegios y jardines infantiles de la región, y es algo que se ha visto acrecentado desde el estado de excepción. Lo único claro es que los sujetos que cometen estos ilícitos ya no respetan nada, ni siquiera a nuestros niños.