¿Cómo evitar más alzas en los precios de los combustibles?

¿Cómo evitar más alzas en los precios de los combustibles?

07 Marzo 2014

Parlamentarios y expertos proyectan lo que será el primer año del nuevo Gobierno en esta materia, donde la estabilidad o las fluctuaciones dependerán tanto de elementos locales, como el cuestionado impuesto específico a los combustibles, así como de factores del ámbito internacional.

Radio U. de Chile >
authenticated user

Los precios de las bencinas alcanzan valores históricos que rondan los mil pesos por litro, con algunas zonas del país donde incluso se supera esa cifra.

Michelle Bachelet se propuso revisar el impuesto específico a los combustibles, considerado por diversos sectores como el causante de los elevados precios, ligado a la anunciada reforma tributaria que se propone llevar adelante.

Para el economista Sidney Houston lo primero es establecer que el mercado de los combustibles se mueve bajo un tema más político que económico, a lo que agrega que en ningún caso se requiere de una reforma tributaria, la que debería guardarse como una carta estratégica en caso de una desaceleración de la economía. Su propuesta es que el nuevo Gobierno elimine el impuesto específico, pues se trata de un gravamen socialmente inequitativo al ser pagado sólo por el 20% de los chilenos.

El propio Houston, como ex gerente general de la Asociación de Distribuidores de Combustibles (Adico), también apunta a los cambios semanales de los precios de los combustibles y la incertidumbre que esto genera en los mercados y en los consumidores.

“En Chile tenemos un mal mecanismo de fijación de precios, histórico y muy oscuro por lo demás, que nadie lo conoce. Ahí aparece un tema de transparencia gubernamental para este tema complejo que es la estabilización de los precios. Chile es el único país que cambia los precios de los combustibles cada semana. Ningún país de la región tan demandante como nosotros aplica cambios cada semana, porque se requiere entregar estabilidad a los mercados. Y ahí los ministros de Hacienda y Economía tienen otra gran tarea, que es asegurarle estabilidad a los mercados”, proyecta el economista.

Además, su idea es crear un nuevo impuesto para los combustibles que no sobrepase los cinco pesos por litro, lo que permitiría al Estado, con todo el mercado consumidor pagándolo, recaudar más de diez mil millones de dólares, es decir, según Houston, más de lo que contempla la reforma tributaria anunciada por el futuro Gobierno.

“Esto permitiría disponer de un precio en Santiago que fluctuaría entre los 605 y 610 pesos por litro de la bencina de 93 octanos, lo que trasladado a las otras ciudades del país no sobrepasaría los 800 pesos”, asegura el experto.

Sin embargo, para el senador electo Carlos Montes, quien integrará la comisión de Hacienda a partir de marzo, en ningún caso es viable eliminar el impuesto específico, considerando los más de dos mil millones de dólares que se generan por recaudación.

Por ello, recuerda que la propuesta de la oposición, y que aún se mantiene vigente, es que todos quienes consuman algún tipo de combustible deban pagar el impuesto específico, lo que permitiría crear un subsidio para el transporte público.

Según el parlamentario, el Nuevo Gobierno tendrá que tomar algunas medidas con el objetivo de evitar un alza permanente de los precios de los combustibles.

“Si las cosas siguen igual, con la misma metodología del Sipco, la verdad es que los precios seguirán aumentando. El nuevo Gobierno tiene que tomar algunas medidas, las que podrían ser parecidas a las tomadas durante el anterior Gobierno de Michelle Bachelet, que durante el alza desmedida de los precios lo que hizo fue bajar el impuesto específico, pero con un criterio de no disminuir la recaudación global. Sobre un cambio más de fondo, eso hay que prepararlo y darse un tiempo para hacerlo y a lo mejor la reforma tributaria es la oportunidad”, concluye Montes.

La discusión sobre si durante el nuevo mandato de Michelle Bachelet debiera o no revisarse el impuesto a los combustibles, y generar cambios o eliminarlo directamente, también acapara la atención del economista Gonzalo Cid, del Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo (Cenda).

Para el experto es importante distinguir si el nuevo Gobierno mantendrá el mecanismo actual de estabilización de precios, lo que según él, no ha funcionado como se esperaba.

Esto, como explica Cid, porque se trata de un mecanismo que no logra absorber las modificaciones que produce el tipo de cambio sobre los precios de los combustibles y sólo se centra en absorber efectos que genera el alza del precio internacional.

Precisamente la influencia desde el exterior y la demanda de combustible de países del hemisferio norte, particularmente durante la temporada de invierno, es uno de los temas a considerar por el economista para este año.

“El alza del precio internacional de los combustibles como referencia que tenemos con el cálculo que se hace en el Golfo de México, el precio que nosotros tomamos como referencia, y el cual se verá influenciado por la actividad económica que se produzca en los sectores más desarrollados, en los países del norte, en la medida que vaya creciendo, principalmente el desarrollo de la actividad económica de Estados Unidos, que ha ido al alza en el último tiempo, y también la actividad económica de países como China, va a afectar efectivamente cuánto combustible necesiten”, analiza Cid.

Además, según los expertos, es importante considerar la injerencia de los conflictos internacionales, como ocurre hoy con la situación de Ucrania y la influencia de Rusia, lo que está generando efectos inmediatos en el alza de los precios de los combustibles, como también futuras crisis que podrían producirse en Medio Oriente, donde Siria siempre ha sido un foco de atención en los últimos meses.