Consejos ideales para una Navidad saludable

Consejos ideales para una Navidad saludable

05 Diciembre 2017

Los dulces y chocolates forman parte importante de nuestra tradición navideña, pero hoy se puede endulzar la navidad y cuidar de nuestra salud al mismo tiempo, con preparaciones más sanas y naturales.

Norita Ugalde. >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

La Navidad es una época especial del año en donde las preparaciones dulces y cena de navidad toman protagonismo en nuestra mesa. Sin embargo, éstas pueden aportar una enorme cantidad de grasas saturadas, azúcares simples y calorías que tienen efectos negativos en nuestra salud debido a que favorecen el aumento de peso e incrementan los niveles de azúcar y colesterol en la sangre, pudiendo generar diversas complicaciones.

Se estima que durante la cena navideña se pueden llegar a consumir hasta más de 2.000 calorías y que en promedio se sube 2 kilos y medio de peso durante las celebraciones de fin de año. 

Por esta razón, se propone disfrutar de una navidad saludable, reduciendo el número de calorías, grasas y azúcares. Por ejemplo las frutas y verduras son una buena fuente de fibra, la cual ayuda a regular el tránsito intestinal, en el caso de los frutos rojos éstos poseen antioxidantes naturales que potencian el sistema inmunológico, ayudan en la reducción de enfermedades cardiovasculares y las enfermedades degenerativas. Los frutos secos por su parte, también poseen un alto contenido de fibra, además de aportar grasas buenas para la salud, debido a que disminuyen los niveles de colesterol en el organismo, por lo que su efecto es cardioprotector. Estos alimentos pueden formar parte de nuestros dulces y cena navideña, de manera sana e innovadora. Por otra parte al reemplazar el azúcar por edulcorantes como la estevia o sucralosa, estamos reduciendo las calorías y la cantidad de azúcares simples incorporada a la dieta, evitando así el aumento de la glicemia o azúcar en la sangre, además del aumento de peso.

Dentro las preparaciones más comunes de navidad podemos encontrar el cola de mono, un trago típico de esta ocasión, el cual puede ser elaborado a base a leche descremada y sucralosa, o reemplazarlo por batidos de fruta preparados con lácteos descremados, endulzante líquido y  frutas a gusto. Las galletas navideñas pueden ser hechas con zanahoria rallada en lugar de mostacilla dulce y chocolate. En el caso del famoso pan de pascua, se recomienda usar edulcorante o azúcar light y añadir almendras, nueces y pasas en sustitución de la fruta confitada.

Para la cena, la entrada debe ser ligera, de preferencia un consomé o una ensalada de verduras frescas, que si se preparan eligiendo los ingredientes adecuados, pueden convertirse en un platillo sencillo, delicioso y de bajo aporte calórico. El plato de fondo, que sin duda es lo más esperado de la noche puede estar formado por pavo o pollo sin piel relleno, a la naranja o a las hierbas, lo importante es que la carne sea baja en grasa y la forma de cocción sea al horno o a la plancha, haciendo así más saludable su consumo, esto se puede acompañar de arroz primavera, florentino o de verduras salteadas. Para el postre, una buena alternativa es una preparación a base de frutas frescas como por ejemplo un soufflé de pera o manzana asada al horno con salsa de fruta; lo importante es elegir ingredientes con bajo aporte calórico y que tengan beneficios para nuestra salud.

Por: 

Maryory Escobar Torres
Interna Nutrición y Dietética
Universidad católica del Norte
CESFAM Cardenal Caro