Definición de candidatos en la Alianza: Colisión vs Coalición

Definición de candidatos en la Alianza: Colisión vs Coalición

23 Julio 2013

Evelyn Matthei fue proclamada oficialmente  como candidata presidencial de la UDI, aduciendo las mismas razones que esgrimió antes, cuando levantó las candidaturas de Laurence Golborne y luego de Pablo Longueira.

Roberto Olivares >
authenticated user

Mientras R.N. guardaba un respetuoso silencio tras la renuncia de Pablo Longueira como candidato de la Alianza, la UDI superaba rápidamente su “duelo”, tal como por lo demás lo hizo tras bajar a Laurence Golborne, y hoy levantó la postulación de Evelyn Matthei, opción que ¡por supuesto!, estaba disponible para ser candidata antes que la UDI se decidiera primero por Golborne y luego por Longueira. Una candidatura que, para aceptar, Matthei debe renunciar a su cargo de Ministra del Trabajo, en la práctica aparece como intransable.

El factor “género”, su buena evaluación como Ministra (que se mide por encuestas) y el ser una candidata que ha ganado varias elecciones… ¡todos factores presentes antes de designar a Golborne y a Longueira!, serían según la argumentación de la UDI los que avalarían la postulación de Matthei, lo que evidentemente representa una especie de “contradicción vital”.

Ser un candidato “que no une, sino desune”, como han reiterado incansablemente en su discurso institucional desde Golborne hasta el último parlamentario y dirigente UDI, es el argumento que el gremialismo utiliza mediáticamente para descalificar a Andrés Allamand. Un argumento que ¡ha sido utilizado reiteradamente por la propia candidata que hoy se pretende sea de “unidad”!, misma que reiteradamente ha atacado al abanderado presidencial de R.N.

Pero independientemente de la nula credibilidad que me merece la argumentación de la UDI para imponer a Matthei, el “hecho de la causa” es que el gremialismo ha optado por intentar imponer a, en este caso, su candidata, y en caso de ésta no ser aceptada por R.N., Evopoli, los movimientos regionalistas e independientes de centro – derecha, llevará indefectiblemente a nuestro sector llegue al 17 de Noviembre con dos candidaturas presidenciales, sin considerar además está la candidatura de Franco Parisi, la cual apunta al mismo electorado.

En definitiva, la UDI lejos de como pregona, buscar el consenso, lo que está haciendo es poner en riesgo no sólo la unidad del sector (del cual evidentemente es el “ala” derecha), sino en un acto de irresponsabilidad que podría pasarnos la cuenta en las próximas elecciones parlamentarias, además pone en riesgo las fuerzas que pretenden imponernos un “modelo” de Gobierno del tipo marxisto – chavista. Una cuenta cuyo costo debería por lo demás pagar en mayor parte el que hasta hoy es el partido con mayor representación en el Congreso.