Diputado Díaz manifestó que AFP perdieron la vergüenza al intentar subir las cotizaciones

Diputado Díaz manifestó que AFP perdieron la vergüenza al intentar subir las cotizaciones

05 Abril 2013

Para financiar la futura pensión que recibirá tras la jubilación, los trabajadores deben cotizar obligatoriamente el 10% de su sueldo en el sistema de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), entidades que plantearon entre los principales desafíos del sector, aumentar la cotización

Corresponsales ... >
authenticated user

Para financiar la futura pensión que recibirá  tras la jubilación, los trabajadores deben cotizar obligatoriamente el 10% de su sueldo en el sistema de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), entidades que plantearon entre los principales desafíos del sector, aumentar la cotización hasta en un 15%. 

El diputado Marcelo Díaz, fue categórico en rechazar esta propuesta que dieron a conocer las AFP en su primer encuentro anual, y señaló que “al parecer perdieron la vergüenza, porque el modelo sólo ha hecho ricos a los dueños del negocio en desmedro de los trabajadores que se jubilan con pensiones miserables”.

La posibilidad de aumentar las cotizaciones que estudian las AFP, “es una falta de respeto a los chilenos”, expresó  el diputado Marcelo Díaz, quien argumenta que “el sistema está  colapsado porque el régimen creado en tiempos de Pinochet, lo que hace es perpetuar la injusticia a la que se ha sometido a los trabajadores”. 

El diputado Marcelo Díaz espera que no prospere esta idea planteada por las AFP, porque permite consolidar al negocio más poderoso de Chile, que administra la plata de nuestras remuneraciones, sin ninguna responsabilidad en el rendimiento de los fondos”, expresó el parlamentario.

El legislador agregó que “hay períodos en que los fondos han bajado y los sueldos de sus ejecutivos y la rentabilidad de la industria de la AFP ha subido, por lo tanto ni siquiera tienen responsabilidad por la gestión de los fondos, aunque la gente termina jubilando con poca plata, y deben gastarla en un taxi o en un negocio y seguir trabajando en vez de disfrutar con dignidad, el último período de su vida”.