Familiares de ejecutados políticos conmemoraron 41 años del paso de la Caravana de la muerte en La Serena

Familiares de ejecutados políticos conmemoraron 41 años del paso de la Caravana de la muerte en La Serena

16 Octubre 2014

Familiares de las 15 víctimas, se reunieron con autoridades regionales y llamaron a no olvidar para aprender de los errores del pasado.

Corresponsales ... >
authenticated user

Un recuerdo imborrable, es como una  herida que aún no cierra para los familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos, quienes revivieron como cada año el fatídico 16 de octubre de 1973, que marcó sus vidas para siempre.

La Presidenta de la  Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Anita Merino, hizo un  llamado a las futuras generaciones a “no olvidar, para no volver a repetir un episodio tan brutal de la historia política, que dividió a la sociedad chilena”. La dirigenta destacó además que “hoy estamos reivindicando la memoria de nuestros compañeros que lucharon por los ideales de libertad, igualdad y   bienestar social de nuestro país”.

La Intendenta Hanne Utreras, participó en la conmemoración junto a autoridades y representantes de agrupaciones de detenidos  desaparecidos y  ejecutados políticos, destacando que “hoy la Presidenta Michelle Bachelet renueva el compromiso por verdad, justicia, solidaridad y democracia de las futuras generaciones, con un mensaje de reconciliación que fortalezca la  memoria histórica y política de  nuestros jóvenes, construyendo una sociedad con mejores valores, basados en el respeto y la tolerancia”, destacó la jefa regional.

El seremi de Gobierno, Cristian Martínez, resaltó que, "como gobierno nos parece significativo y necesario acercarnos y apoyar a los ex presos políticos, familiares de detenidos desaparecidos y víctimas de la Caravana de la Muerte, sobre todo en esta fecha. Creo que estos actos nos ayudan a tener conciencia de que esto no puede volver a ocurrir y que tenemos que seguir trabajando con más ímpetu para lograr tener una sociedad en que haya un pleno respeto a los Derechos Humanos.”

Por su parte Carlos Galleguillos, Seremi de Justicia señaló que, “hoy estamos conmemorando un  día especial  para las personas que estuvieron recluidas en la cárcel de La Serena y con los familiares de ejecutados políticos, la conmemoración de los 41 años del paso de la caravana de la muerte por la zona y con ello,  la posibilidad de poder encontrar sus restos, oportunidad que no han tenido todas las familias de detenidos desaparecidos, por lo tanto hay una contradicción, ya que por un lado se han podido encontrar sus restos, pero aún no se ha podido hacer justicia”.

Doris Cortés, hija de Oscar Cortés, dueño de una sastrería de la ciudad y padre de siete hijos, quien el 16 de octubre del año 1973 pasó a encabezar la lista de los 15 ejecutados políticos, señala que “tenemos toda la esperanza de que no se cierren los casos y que se siga investigando para que por fin se haga justicia. Queremos saber dónde están sus cuerpos y que mi padre descanse en paz, nuestra búsqueda es incesante, queremos saber cómo murió para darle digna sepultura”.

Víctor Hugo Rojas, Representante de la agrupación de presos políticos, manifestó que,  “hoy queremos rendirle homenaje a nuestros 15 compañeros que fueron asesinados por la caravana de la muerte, este es un tema país. Nosotros tenemos que luchar por que esto no vuelva a ocurrir y entregarles una democracia plena a las futuras generaciones de nuestro país”.

15 fueron las víctimas del organismo represivo liderado por el General Sergio Arellano Stark, en la región: Óscar Gastón Aedo Herrera, Carlos Enrique Alcayaga Varela, José Eduardo Araya González, Marcos Enrique Barrantes Alcayaga, Jorge Abel Contreras Godoy, Hipólito Pedro Cortés Álvarez, Óscar Armando Cortés Cortés, Víctor Fernando Escobar Astudillo, Jorge Mario Jordán Domic, Manuel Jachadur Marcarián Jamett, Jorge Ovidio Osorio Zamora, Jorge Washington Peña Hen, Mario Alberto Ramírez Sepúlveda, Roberto Guzmán Santa Cruz y Gabriel Gonzalo Vergara Muñoz.

El grupo represivo,  partió desde Santiago, el 30 de septiembre de 1973, a bordo de un helicóptero Puma del ejército, cuyo recorrido inicial fueron las ciudades del sur, para luego seguir rumbo al  norte, recorriendo La Serena, Copiapó, Antofagasta, Calama, Iquique, Pisagua y Arica, dejando a su paso la muerte y el dolor de 71 personas, cuyos familiares aún claman por justicia.