Gran pesar por muerte de conocida comerciante vicuñense

Gran pesar por muerte de conocida comerciante vicuñense

09 Marzo 2020

La mujer era dueña de la famosa botillería Azola.

Equipo El Obser... >
authenticated user Editor

Los vicuñenses se encuentran consternados por el repentino fallecimiento de Javiera Rojas Rojas (65) que sufrió graves lesiones en la tarde del viernes luego de ser atropellada en el frontis de su vivienda por un automóvil, cuyo conductor perdió el control.

El accidente ocurrió cerca de las 18:00 horas en Avenida Las Delicias con calle Isolina Barraza de Vicuña. Javiera Rojas y su empleada María Pizarro estaban abriendo la puerta de la vivienda, cuando un automóvil Volkswagen se salió de la calzada, subió la acera y las impactó en forma violenta.

Vecinos, peatones y conductores que transitaban por el sector vivieron minutos de horror, tratando de auxiliarlas. Bomberos de Vicuña rescataron a las víctimas, siendo trasladadas hasta el hospital local.

Lamentablemente, debido a las graves lesiones sufridas (fracturas y policontusiones), Javiera Rojas perdió la vida alrededor de las 21:00 horas, mientras era preparada para ser trasladada en una ambulancia del SAMU hasta el Hospital San Pablo de Coquimbo. Su empleada y amiga de muchos años, María Pizarro, resultó con fracturas en una pierna y fue derivada al mismo recinto de salud.

Según el medio El Vicuñense, Javiera Carmen Rojas Rojas, era ampliamente conocida por ser una mujer muy trabajadora, solidaria y amable. Conversaba con todo el mundo y siempre colaboraba con aportes a bingos, rifas o platos únicos.

Administró la botillería Azola, negocio familiar que este año cumple 90 años de existencia, siendo el más antiguo existente en el Valle de Elqui y teniendo la patente de alcohol más antigua del valle. Este 2020 ella cumplía 32 años al mando de la botillería. Crió y educó a sus 4 hijos gracias a este trabajo de comerciante.

Dicha labor la combinó con su servicio gratuito de “informadora turística” ya que, por estar ubicada la botillería en un lugar estratégico, todos los días debía orientar a quienes llegan y responder distintos tipos de preguntas a los visitantes.

Hoy la Botillería Azola y toda la ciudad del eterno cielo azul están de luto por la trágica y lamentable pérdida de una de las vecinas más destacadas y carismáticas que ha tenido la tierra de Gabriela Mistral.