Las caras que nos muestra el Coronavirus en Chile

Las caras que nos muestra el Coronavirus en Chile

24 Marzo 2020

Las prioridades del gobierno no son las mismas del pueblo. La humanidad debe ponerse por sobre los intereses económicos. ENTIENDAN: El COVID-19 no es juego.

Felipe Barraza Araya >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Estamos viviendo una de las más grandes crisis humanitarias a causa del COVID-19 o Coronavirus, un tipo de influenza con una alta mortalidad y que se expandió rápidamente por el mundo, declarada como pandemia por la Organización Mundial de Salud (OMS).

Las pandemias siempre fueron lejanas a nosotros, las veíamos por la televisión, pero nunca nos preocupábamos, sin ser conscientes de lo que pasaba en los países donde se declaraban las crisis. 

Por eso hay quienes han sido escépticos a la llegada del Coronavirus a Chile. Se explica esto por algunos factores como: la poca credibilidad de este gobierno en los últimos meses, las declaraciones de un sector político a negarse realizar el plebiscito del 26 de abril, quienes sacaron como último recurso el Coronavirus, así como la idea de desmovilizar un calendario de marzo “combativo”, restringiendo las reuniones de sobre 500 personas.

Por eso los escépticos hablaban inicialmente del “tongo virus”, opiniones que han ido cambiando al pasar de los días. Si pasado octubre hablábamos de crear un nuevo Chile, solidario y justo, ciertas acciones nos muestran el Chile que no queremos, ese que debe quedar en el pasado. Por ello queremos retratar las caras que nos muestra el COVID - 19 en el país:

1° El aprovechamiento de las cadenas farmacéuticas y supermercados en el alza de precios de sus productos: Fuimos testigos de cómo los precios de guantes, mascarillas y alcohol gel se elevaron exageradamente. También vimos como subió el precio de la harina y otros alimentos, o los productos de aseo. Sólo quienes tienen mayor poder adquisitivo han podido acceder a estos productos.

2° El acaparamiento de productos por parte de algunas personas y la reventa de estos: Desde la semana pasada carros llenos de Lysoform, papel higiénico y otros productos, desabasteciendo el stock de las cadenas de supermercados. Lo mismo pasa con el alcohol gel, las mascarillas y guantes en las farmacias. Ese descontrol produce mercado negro, con una reventa de esos mismos productos, por ejemplo: cajas de mascarillas en $40.000, un Lysoform cuyo precio está entre los $2.000 y $2.500, la reventa llega por lo bajo en $10.000 hasta $15.000.

3° La evidente precarización laboral: Tener expuestos a las y los trabajadores a atender grandes cantidades de personas sin el “Equipo de Protección Personal” adecuado en los primeros días, no haber pensado en reducir el horario de cada jornada, las propuestas de reducción de salarios al 50% y despidos a diestra y siniestra aprovechando la crisis humanitaria.

4° La falta de inversión del Estado en Investigación y Desarrollo: Hasta el 2019 la inversión en Investigación y Desarrollo era un 0,36% del PIB, una miseria si consideramos que el promedio de la OCDE alcanza el 2,4% y países como China e Israel llega al 4,2%. La comunidad científica en Chile y las ciencias en general siempre han sido maltratadas por las políticas de un Estado neoliberal. No invertimos en innovación, no entregamos herramientas y hay una preferencia a perder mentes brillantes, en vez de darles los espacios que realmente necesitamos en esta sociedad. Seguramente en estos momentos tenemos científicos y científicas trabajando con escasos recursos en busca de una cura contra el Coronavirus.

5° La subsidiariedad de la salud: Notorio es lo débil de la salud pública en esta situación. La falta de camas, de insumos médicos, la falta de infraestructura, todas estas demandas de siempre por usuarios y profesionales de la salud que hoy están pasando la cuenta. El gobierno ha optado por arrendar “hoteles sanitarios”. Vemos con cierta envidia como en China construyó un hospital en 10 días para combatir el Coronavirus.

6° Teorías de la conspiración en la conversación popular: Como si Salfate o Doctor File estuvieran hablando, he escuchado conversaciones en filas de supermercados, bancos y otros lugares que aglomeran personas donde se hablan de teorías de la conspiración tales como la aniquilación de la mitad de la raza humana, que vendrá la salvación extraterrestre, que estamos en una guerra bacteriológica, que los chinos comenzaron la conquista del mundo, que el grupo secreto Bilderberg planeo esta crisis, etc. Nada de esto con bases sólidas y llenas de mantos de dudas. Lo que no me cabe duda es que estamos sobreexpuestos a información de Fake News, Facebook, YouTube y oportunistas que buscan notoriedad en base al desconocimiento colectivo.

7° La lentitud del “gobierno empresarial” ante la catástrofe: Este gobierno se resiste en dar cuarentena total para el país. Está estirando el elástico a más no poder mientras siguen subiendo los casos de Coronavirus. Enviar a los estudiantes a sus hogares, pero mantener a los profesores y profesoras en los establecimientos, cumpliendo horarios laborales es una medida a medias. Estos últimos de igual forma están expuestos a contagiarse. El resistirse al cierre de mall para mantener cierta productividad, son más bien medidas que provienen de la CNC y la CPC, que por supuesto este gobierno apoya poniendo en riesgo a millones de trabajadores.

8° Las prioridades del gobierno no son las mismas del pueblo: No es posible que apenas se decretó esta crisis como país, lo primero que hizo este gobierno fue pintar Plaza de la Dignidad y otras plazas emblemáticas para el movimiento social, con una suerte de cierto rescate moral ante el descalabro político que vive Chile. También pudimos ver que las prioridades del gobierno son la compra de más elementos de represión como “zorrillos” y “guanacos”, mientras en los hospitales no quedan insumos médicos.

Estas son algunas de las “caras” que nos muestra Chile en una de sus mayores crisis. Se deben tomar medidas extremas para salvar la mayor cantidad de vidas. Debemos cambiar el modelo económico para que, en estos tiempos de catástrofes, sea el Estado quien regule los precios y administre los productos de primera necesidad. Hoy una medida de control de precios es inconstitucional.

Apelamos a la solidaridad, a la consciencia y el autocuidado. El COVID-19 no es juego. Desde esta tribuna solicitemos el cierre total de la Región de Coquimbo y el país, apoyamos esta medida que han solicitado los alcaldes a los largo de Chile. La humanidad debe ponerse por sobre los intereses económicos.