Las Fundaciones y Organizaciones Sociales en tiempos Coronavirus, ¿una oportunidad?

Las Fundaciones y Organizaciones Sociales en tiempos Coronavirus, ¿una oportunidad?

23 Junio 2020

En un período de crisis, cuando más se necesitan, paradójicamente las organizaciones de ayuda ven recortados sus aportes. ¿Qué podemos hacer? ¿Qué puedes hacer tú?

Victoria Larraín >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Es una realidad que la crisis sanitaria del Covid-19 ha llevado a nuestra sociedad al límite y a una recesión mundial que afecta directamente a cada persona en algún nivel ahora y/o posteriormente. Sin embargo, no es de sorprendernos que los más afectados por la crisis son las personas que ya se encontraban en una situación de vulnerabilidad antes de la misma.

Hoy no hablaré de personas particulares, sino de organizaciones, Fundaciones y Organizaciones sociales cuyo objetivo es prestar asistencia a la población vulnerable que queda fuera de la política pública o a la cual esta no alcanza a apoyar lo suficiente.

Estas Fundaciones u Organizaciones generalmente trabajan con diversidad de personas en situación de vulnerabilidad, desde personas en situación de discapacidad que no reciben apoyo suficiente del estado para mantener su autonomía y desarrollo integral hasta adultos mayores en situación de abandono. Sin embargo, a pesar de su labor tan importante, este tipo de organizaciones suelen financiarse a través de la adjudicación de más de un fondo público concursable (que deben renovarse constantemente) para funcionar, y/o a través de donaciones y aportes de empresas o particulares. Esta vulnerabilidad económica que las Fundaciones y Organizaciones sociales tienen en general, se ve aún más exigida ya que muy probablemente los aportes de privados van a disminuir debido al periodo de crisis económica que se avecina. Tristemente, en un periodo que tendremos aún más personas en situación de vulnerabilidad que requieran apoyo y/o ayuda, estas organizaciones contarán con menos recursos económicos para trabajar. 

Entonces, ¿qué podemos hacer?

La palabra Crisis por definición implica cambio, por lo tanto tomemos la oportunidad que nace en esta crisis para generar los cambios que queremos para nuestro país. Y para lograrlo necesitamos poner en práctica algo fundamental. La colaboración. Comenzar a transitar de un pensamiento y funcionamiento individual hacia uno más colectivo. Y una forma de comenzar a hacerlo es a través de la colaboración con Fundaciones y Organizaciones sociales de nuestra región.

No tiene por qué ser necesariamente colaboración con dinero, aunque este sea siempre bienvenido en estas circunstancias. Colaboremos con nuestro tiempo, con nuestros conocimientos y habilidades, con la difusión de las campañas y por qué no con un mensaje de apoyo. Colaboremos para que nadie se ahogue por estar solo o sola, colaboremos para empezar a construir desde la acción ese nuevo Chile que queremos, un Chile más justo, más solidario, con menos desigualdad social, económica y de oportunidades. Devolvamos la mano a estas Fundaciones y Organizaciones que tanto hacen por las personas más vulnerables día a día sin recibir aplausos y ovaciones, para que puedan seguir realizando su trabajo a pesar de la crisis sanitaria, social y económica que vivimos actualmente.

De esta, salimos todos juntos.