Mujeres al poder: ¿Una deuda de nuestra sociedad?

Mujeres al poder: ¿Una deuda de nuestra sociedad?

13 Julio 2020

Consideradas el sexo débil, y relegadas a la cocina o quehaceres del hogar, las mujeres se han ido ganando el lugar de igualdad que merecen en todos los ámbitos sociales.

Alicia Acuña >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Impacto causó la semana pasada cuando el diputado Gabriel Boric abandonó el panel de políticos de un matinal por una razón muy sencilla, ninguno de los invitados pertenecía al género femenino. Argumentos a favor, argumentos en contra, lo que sí es cierto es que se sacó a colación, una vez más, un tema que a nivel mundial es una constante: la falta de participación de las mujeres en los círculos de poder. 

Consideradas el sexo débil, y relegadas a la cocina o quehaceres del hogar, las mujeres se han ido ganando el lugar de igualdad que merecen en todos los ámbitos sociales. Pero no hay que olvidar que en Chile solamente tuvieron derecho a voto en 1949 después de una larga lucha. O que hace unos años se promulgó la ley que exige número de cuota de los candidatos a cualquier puesto de elección popular. 

Sin embargo, y a pesar de estos avances, los medios de comunicación insisten en ningunear el rol de la mujer en política y siguen centrando como opiniones válidas la de los hombres. Esta actuación también es propia de universidades, centros de estudios, radios, revistas, etcétera. Un ejemplo es el foro de descentralización que organizó una casa de estudios de la región en donde por la presión social incluyeron a una mujer en el panel. 

En este marco, sí se está consciente que la mujer puede cumplir cualquier papel en esta sociedad, qué les falta a los tomadores de decisiones, organizadores de foros, editores, para que adquieran conciencia de ello, y no sea a través de “funas en redes sociales” el pie para revertir tales prejuicios. 

Quizá aquí algunas luces: la encuesta Ciudadanía activa, participación política y proceso constituyente: Mujeres 2020 revela que el 71% de las mujeres consultadas opina que Chile es un país clasista, un 61% opina que es un país machista y 46% lo considera racista. Las mujeres se sienten discriminadas en Chile (89%). Los más altos niveles de discriminación lo perciben en el trabajo (59%), en el ejercicio de su libertad sexual (53%), y en política (52%).

Además, consultadas por las condiciones que dificultan el acceso a las mujeres en política, un 80% señala el escaso apoyo de los partidos políticos, seguido por la carencia de recursos económicos (67%) y un 60% sostiene que es por el poco apoyo de otras mujeres.

Esta lamentable realidad hace urgente que se implementen, efectivamente, políticas públicas de igualdad de género en todos los ámbitos, que existe educación cívica con perspectiva de género desde la infancia y que, de una vez por todas, se propicie un cambio cultural y de paradigma, papel que deben asumir activamente los medios de comunicación. 

Quizá, cuando esta tarea se asuma de verdad, y dejemos atrás una educación patriarcal, la realidad comience a ser diferente.