¡Peligro! Yo tomo leche

26 Abril 2018

Actualmente la leche ha caído en sin número de mitos, pero su consumo es esencial durante todo el ciclo vital

Corresponsales ... >
authenticated user Corresponsal

Según el reglamento sanitario de los alimentos (RSA) elaborado por el Ministerio de Salud Chile la Leche sin otra denominación, es el producto de la ordeña completa e ininterrumpida de vacas sanas, bien alimentadas y en reposo, exenta de calostro. Las leches de otros animales se denominarán según la especie de que proceden, como también los productos que de ella se deriven. Por lo tanto cualquier otro producto No es leche y no sustituye su consumo.

La leche y sus derivados nos aportan a nuestro organismo  diferentes nutrientes como por ejemplo:

  • Proteínas: esencial para el desarrollo y regeneración de tejidos, como los músculos

  • Calcio y fósforo: fundamental para el desarrollo de los huesos

  • Potasio y Magnesio: juntos ayudan a la contracción muscular

  • Zinc: necesario para que el sistema de defensa del cuerpo funcione apropiadamente

  • Vitamina A: para la salud visual

  • Vitaminas del complejo B: permiten obtener la energía de los alimentos, ayudan a mantener la salud del cabello, piel y uñas.

Uno de los mitos que se viralizó por internet es la presencia de sangre en la leche. El RSA señala en el ARTÍCULO 203 sobre las características de la leche, en la cual se especifica que debe estar exenta de materias extrañas, exenta de sangre y pus, y exenta de antisépticos, antibióticos y neutralizantes; por lo que si por algún motivo la leche presenta estas sustancias se prohíbe su distribución y comercio. Otros de los mitos es que el consumo de leche produce calcificación de los huesos, enfermedades respiratorias, problemas digestivos e incluso cánceres.  Todos los estudios sobre el consumo de leche y la generación de estas patologías son en base a consumos excesivos de este producto. Por esta razón para un adulto normal se recomienda consumir de 2 a 4 porciones de lácteos al día, prefiriendo los de tipo descremados sin adición de azúcar, así de esta manera se fortalece los huesos y músculos.

Por otro lado, los sucedáneos de leche, como por ejemplo la leche de almendras o la leche de soya, no sustituyen a los lácteos, ya que se caracterizan por su contenido solo de algunos micronutrientes, como es la leche de almendras que nos aporta calcio, pero carecen de vitaminas y el aporte de proteínas esencial para el desarrollo y la salud de nuestros músculos. Por lo que, si se escoge eliminar el consumo de leche y sus derivados, se debe acudir a los especialistas Nutricionistas para poder mantener una alimentación equilibrada.

Más información en:

http://www.dinta.cl/wp-dintacl/wp-content/uploads/RSA-DECRETO-977-96-actualizado-25-de-mayo-2017.pdf

http://www2.congreso.gob.pe/sicr/cendocbib/con3_uibd.nsf/7AE7E7AB111562710525797D00789424/$FILE/Aspectosnutricionalesytecnol%C3%B3gicosdelaleche.pdf

Daniel Peralta Catalán

Interno Nutrición y Dietética

Universidad Católica del Norte

[email protected]

https://www.ucn.cl/carrera/nutricion-y-dietetica/