Trabajo sexual en tiempos de pandemia

Trabajo sexual en tiempos de pandemia

16 Junio 2020

Una población excluida, silenciada y estigmatizada son las personas que ejercen el comercio sexual, particularmente las trabajadoras sexuales, las cuales debido a la contingencia también se encuentran sin poder trabajar y generar ingresos. 

Victoria Larraín >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

La pandemia del coronavirus ha golpeado a nuestra sociedad transversalmente, tanto a las pymes, como al comercio informal, a todo el aparato estatal y al sistema educacional. Sin embargo, una población excluida, silenciada y estigmatizada son las personas que ejercen el comercio sexual, particularmente las trabajadoras sexuales, las cuales debido a la contingencia también se encuentran sin poder trabajar y generar ingresos. Muchos mitos relacionados con ellas circulan de voz en voz, en las redes sociales y en los medios formales de comunicación. A través de estos mitos se exacerba la caricatura de una mujer mundana, ignorante, drogadicta y de “poco valor”, y nos olvidamos de que muchas de estas mujeres son madres, que viven sin lujos, que son jefas de hogar y que vienen solicitando desde hace años estándares mínimos de regulación del trabajo sexual y seguridad laboral.

Fundación Margen es una organización que trabaja en la promoción y defensa de las Mujeres Trabajadoras Sexuales en nuestro país. Dentro de sus distintas luchas, una de las principales ha sido solicitar la regulación del trabajo sexual en nuestro país. Cabe recordar que el trabajo sexual en nuestro país no es ilegal, pero al no estar regulado queda dentro de la “alegalidad”, lo que impide que las trabajadoras sexuales puedan hacer valer sus derechos como trabajadoras o solicitar auxilio en caso de requerirlo.

Las trabajadoras sexuales en nuestro país se encuentran en una situación de alta vulnerabilidad, ya que debido a la precariedad de su situación laboral que les impide cotizar, no pueden hacer uso de otras alternativas de financiamiento como por ejemplo el seguro de cesantía. Como comenté anteriormente, la mayoría de ellas son jefas de hogar, por lo tanto varias personas dependen de sus ingresos económicos para subsistir.

La Fundación Margen, en colaboración con organizaciones sociales que trabajan en la promoción de los derechos sexuales y reproductivos a nivel nacional (Escuela Transdisciplinaria de Sexualidad y Sociedad Chilena de Sexualidades) y regional (Multiversos, Desex y Disversas), están levantando una campaña para poder recaudar alimentos, leche, pañales y aportes en dinero para acudir en ayuda de las trabajadoras sexuales de nuestra región. Sin embargo, este proceso se ha hecho particularmente dificultoso debido al alto grado de estigmatización que el trabajo sexual acarrea para estas mujeres.

En caso de dudas y consultas sobre cómo ayudar favor contactarse a través del correo [email protected] o las cuentas de instagram de las organizaciones mencionadas anteriormente.