UCN realizará exámenes de PCR para detección de COVID-19

UCN realizará exámenes de PCR para detección de COVID-19

31 Marzo 2020

Su Facultad de Medicina, procedimiento que se enmarca en un convenio entre la casa de estudios y el Servicio de Salud Coquimbo.

Equipo El Obser... >
authenticated user Editor

A contar de mediados de abril, los exámenes para detectar el Coronavirus en la Región de Coquimbo podrán ser realizados en la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Norte, gracias a un convenio firmado entre esa casa de estudios y el Servicio de Salud de Coquimbo.

Al respecto la Vicerrectora de Sede de la UCN, Dra. Elvira Badilla, destaca que esta alianza se enmarca en la estrecha vinculación con el medio que mantiene la institución, subrayando además que en virtud de dicho convenio, la universidad, a través de su Facultad de Medicina, responde a esta crisis sanitaria con los medios necesarios, debidamente certificados por la autoridad competente.

VEA AQUÍ: Un nuevo caso confirmado de COVID-19 en la comuna de Coquimbo

“Es importante que el Gobierno Central reconozca los expertos e infraestructura que existen en las regiones, y en particular en las universidades regionales, que realizamos un aporte, no siempre bien reconocido, en la formación de profesionales, en investigación y en innovación”, manifiesta la Vicerrectora, agregando que “este convenio es una buena noticia para la comunidad de la Región de Coquimbo, pues permite apoyar la emergencia sanitaria en la detección de casos”.

DETECCIÓN OPORTUNA

Según informa el decano de Medicina de la UCN, Dr. Osvaldo Iribarren, los análisis se realizarán en el Laboratorio de Biología Molecular, que cuenta con los especialistas, la infraestructura y la tecnología necesarios para ello, por lo que en un plazo no mayor a 8 días estarían en condiciones de comenzar a procesar muestras de casos sospechosos.

Actualmente, la Región de Coquimbo no cuenta con este servicio, debiendo enviar las muestras a otra región para su procesamiento. Esta demora, advierte Iribarren, “puede hacer la diferencia entre el éxito y el fracaso en la campaña de control de la epidemia”.

De allí la importancia de la colaboración entre el sector público y el mundo académico, que se ha visto facilitada con la creación de una Mesa Regional Social por COVID-19, convocada por la Intendenta de la Región de Coquimbo, e integrada además por alcaldes, el Colegio Médico y Seremi de Salud. En representación de la UCN participan el decano de Medicina y la Dra. Muriel Ramírez, especialista en salud pública y experta epidemióloga.

Entre los principales acuerdos de esta mesa se cuentan la pronta implementación de la tecnología de dos laboratorios para diagnóstico de COVID-19, uno en la Facultad de Medicina de la UCN y otro en el Hospital de Ovalle; y sumado a lo anterior la coordinación con los municipios en la implementación de puntos sanitarios.

Lo que se requiere, precisa el Dr. Iribarren, es una detección que permita identificar el material genético de este virus, condición “absolutamente indispensable para reconocer a los pacientes lo más precozmente posible”.

CONDICIONES DE BIOSEGURIDAD

Esa detección precoz es justamente el aporte que realizará el Laboratorio de Biología Molecular y Celular del Cáncer (Cáncerlab), perteneciente al Departamento de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Medicina UCN, con una experiencia de 10 años en el diagnóstico molecular mediante la técnica de Reacción de la Polimerasa en Cadena, conocido como PCR, por su sigla en inglés.

Garantizar las condiciones de bioseguridad requeridas exige, sin embargo, una serie de medidas, y así lo explica el Dr. Giuliano Bernal, jefe del citado laboratorio. “Actualmente estamos implementando un Laboratorio de Bioseguridad para realizar el diagnóstico molecular de CoViD-19. Para ello se requiere habilitar una sala especial, separada del resto de las habitaciones, que posea presión negativa, de modo de evitar cualquier fuga de material contaminado”.

Añade que “esta sala se habilitará un gabinete de Bioseguridad Tipo II, en donde se procederá a la extracción del RNA viral. Esta sala contará además con un autoclave, para eliminar cualquier posible residuo contaminado que se haya generado durante el proceso. El profesional que ingresa a esta sala, deberá pasar por una sala previa, en donde se cambiará de ropa, y se pondrá los implementos de bioseguridad necesarios para su trabajo”.

En otra sala diferente, y sin ninguna comunicación con las anteriores, precisa el Dr. Bernal, “se dispondrá de otro gabinete de Bioseguridad Tipo II, en donde se preparará la mezcla de reactivos para el PCR, para finalmente, incubar esta mezcla con el RNA viral en una sala diferente, equipada con gabinetes especiales ello”.

CONTROL EPIDEMIOLÓGICO

Para la directora del Departamento de Ciencias Biomédicas UCN Dra. Floria Pancetti, poner al servicio de la comunidad todas las capacidades en el área de la biología molecular implica “poner en marcha en tiempo récord un laboratorio con todos los estándares requeridos para la detección de COVID-19. Este esfuerzo significará que se podrá aumentar la cantidad de exámenes en la región y mejorar los tiempos de respuesta. Eso último es fundamental para un buen control epidemiológico de la población y para la aplicación oportuna de políticas de salud pública”.

La académica adelanta además que el Departamento de Ciencias Biomédicas está preparando una serie de cápsulas de divulgación científica, destinadas a resaltar “cómo la investigación biomédica se traduce finalmente en cosas concretas, como el desarrollo de test diagnósticos y estrategias farmacológicas, que ayudan a mejorar la vida de las personas y que se aplican, por ejemplo, en esta situación de emergencia epidemiológica que estamos viviendo hoy en día”.

DIAGNÓSTICO POR PCR

La reacción en cadena de la polimerasa (PCR) es una técnica de laboratorio que permite amplificar pequeños fragmentos de ADN para identificar gérmenes microscópicos que causan enfermedades, como el coronavirus.

Permite la detección específica del ácido nucleico del virus COVID-19 y ha surgido como una metodología sensible y utilizada en el campo del diagnóstico clínico molecular, fortaleciendo la capacidad de diagnóstico y la pertinencia del confinamiento en cuarentena de los pacientes PCR positivos, beneficiando a la salud de la población con resultados oportunos y confiables.