Un marzo histórico

Un marzo histórico

26 Febrero 2020

Marzo es histórico, por que nacen dos procesos ciudadanos similares, uno en la educación y otro en la decisión soberana del voto.

Francisco Aspe Bou >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Este año 2020 se cumple con los últimos objetivos trazados por la ley 20.911 de formación ciudadana para todos los establecimientos educacionales de Chile reconocidos por el Estado. Este plan curricular entró en vigencia a mediados de abril del 2016 con la finalidad de generar en todos los niveles de la educación chilena (Parvularia, Básica y Media) un mejor aprendizaje de los principios y valores democráticos.

No obstante, en marzo próximo entra en vigor la obligatoriedad de la asignatura de Educación Ciudadana en los niveles de tercero y cuarto medio. Cabe recordar que unas de las génesis de esta ley fue la poca participación ciudadana en las diversas elecciones de autoridades nacionales, regionales y comunales en los últimos años. En consecuencia, producida por los efectos de la inscripción automática y voto voluntario y la desconfianza ciudadana hacia el mundo político. Ante lo anterior, ¿Estarán hoy nuestros jóvenes de tercero y cuarto medio preparados para recibir este aprendizaje ciudadano?

La respuesta puede ser tan simple como un sí. Pero qué pasa con la primera y principal formación que es la familia, teniendo en cuenta que la realidad social de Chile no es la misma a la de un país del primer mundo, y en donde existe a la vez, una inmensa tipología familiar en el cual nuestros jóvenes se ven insertos.

Estas características pueden influir directamente en el aprendizaje de la nueva asignatura que se impartirá a partir de marzo. Por otro lado, no hay que descuidar el rol principal que jugarán los profesores al momento de ejercer esta asignatura, siendo ellos los responsables de reeducar a los estudiantes en estos contenidos y aprendizajes, logrando como objetivo, el cumplimiento de las habilidades necesarias para comprender y analizar nuestra ciudadanía e institucionalidad.

Por consiguiente, tampoco hay que olvidar, que el mes de marzo será la antesala al denominado plebiscito constitucional que se votará este 26 de abril, por las opciones de apruebo o rechazo, seguido de las preferencias Convención Constitucional o Convención Mixta Constitucional. Por ende, marzo es histórico, por que nacen dos procesos ciudadanos similares. Uno con la capacidad de educar cívicamente a futuros ciudadanos, y otro, donde los ciudadanos decidirán mejorar su ciudadanía a través de derechos y deberes.

Por último ¿Habrá que esperar a ciertas generaciones de estudiantes para poder observar los frutos del plan curricular ciudadano? o continuaremos arrastrando los resultados que hasta el día de hoy se perciben en temas de formación ciudadana. En pocas palabras, podrá ser el comienzo de un ciudadano participativo no solo en lo institucional, si no también, con su propia comunidad.