¿Es Chile un país traumatizado?