Fondos de Cultura: ¿Ser o no ser?